BOLETIN INDUSTRIAL AGOSTO 2017 - page 17

Agosto 2017
17
La palabra “fábrica” ​evoca un conjunto de
imágenes particulares –normalmente, la de un
grupo de edificios con un exterior ligeramente
desgastado, situado en las afueras de una
ciudad; ruidoso, no demasiado limpio y lleno de
maquinaria pesada y cintas transportadoras sin
fin en donde los trabajadores están ocupados en
tareas manuales repetitivas. Pero esta idea de
fábrica enfocada en la producción en masa se
desvanece rápidamente en la oscuridad.
H
oy en día, los fabricantes buscan hacer un uso mucho
mayor de las tecnologías actuales y emergentes
para
ayudar
a
facilitar
la
personalización
masiva. Próximamente veremos surgir una gran
variedad de fábricas en una serie de lugares que no hubiésemos
imaginado, incluyendo la casa. Estas instalaciones pueden ser
totalmente automatizadas o emplear una mezcla de robots y
personal humano.
¿Todavía tendremos o necesitaremos fábricas en el futuro? Es una
pregunta válida. Es posible que algunos fabricantes ya nonecesiten
tener una ubicación física para elaborar sus productos. Por
ejemplo, si las impresoras 3D se convierten en productos básicos
a tal punto de que en cada casa haya una, tal vez cada hogar
se convierta en una mini fábrica. A su vez, los fabricantes se
concentrarán en el diseño del producto y en la forma de incorporar
rápidamente las solicitudes individuales de los clientes en sus
diseños. En lugar de los fabricantes que derivan los ingresos de los
productos terminados, su principal manera de ganar dinero será
mediante la concesión de licencias de sus diseños a los hogares de
los consumidores en todo el mundo.
Cuandose tratadeconstruir prototipos yproductosdeprueba,más
fabricantes harán más y más de ese trabajo utilizando tecnologías
3D de realidad virtual. Al mismo tiempo, los fabricantes también
pueden supervisar remotamente sus instalaciones o las de sus
socios a través de sus teléfonos inteligentes, tabletas o wearables,
tales como relojes inteligentes. Algunos modelos de negocio
basados ​​en la suscripción ya han comenzado a perturbar a algunos
fabricantes tradicionales donde su producto principal es ahora
menos una venta de una sola vez y más un modelo de alquiler. El
efecto es que hay menos necesidad de producir tantos productos
como antes y más fabricantes se centran en cómo producir un
número menor de productos robustos que durarán tanto como
sea posible.
En la incorporación
Con la cada vez mayor digitalización de la manufactura, hay
menos necesidad de localizar una planta de fabricación en un lugar
particular para aprovechar los recursos naturales particulares. De
hecho, parece extraño que un fabricante tenga su fábrica principal
alejada del resto del negocio, particularmente para tener más
aportes sobre sus productos de toda la organización, de sus
socios y de sus clientes desde su desarrollo inicial y sus primeros
prototipos.
Es deseable que muchas más empresas adopten el enfoque
adoptado por SpaceX, la compañía privada de servicios de
transporte espacial del multimillonario sudafricano Elon Musk,
donde un espacio de oficinas de vidrio de tres pisos se encuentra
en el centro de la gran planta de Hawthorne, California. “Se ve y
se siente extraño tener una oficina transparente en medio de esta
industria”, señala Ashlee Vance en su reciente libro ‘Elon Musk:
Tesla, SpaceX, y la búsqueda de un futuro fantástico’. Añade,
“Musk, sin embargo, quería poder ver a sus ingenieros y enterarse
de lo que estaba pasando con las máquinas en todo momento
y asegurarse de que los trabajadores pudieran caminar por la
fábrica y hablar con los técnicos en el camino a sus escritorios”.
Humanos y Máquinas
Ya estamos acostumbrados a ver robots ayudando en fábricas,
por ejemplo, en la línea de producción de automóviles. La fábrica
del futuro contará con una gama mucho más amplia de robots
sofisticados y ligeros, que pueden moverse fácilmente por la
planta.
Al mismo tiempo, los seres humanos en los pisos de la fábrica
harán uso de dispositivos más grandes, lo que a veces puede
significar que comiencen a parecerse a los robots cuando se
ponen exoesqueletos ligeros para que puedan trabajar bien en
condiciones incómodas y levantar pesos pesados.
El objetivo será que los robots y los seres humanos trabajen en
estrecha colaboración entre sí con cada comunidad capaz de
aprovechar sus habilidades específicas para identificar y resolver
cualquier problema en la planta.
Potenciando el futuro
Para que todo tipo de fábricas funcionen eficientemente, deben
usar tecnologías altamente adaptables, flexibles y escalables. La
tecnología de la nube será la utilidad que impulse las fábricas del
futuro. A medida que más y más comunidades buscan aportar
al proceso de diseño y fabricación, no se puede exagerar la
importancia de establecer, mantener y compartir una sola fuente
de información unificada. Las suites de gestión empresarial
basadas en la nube, como NetSuite, que soportan todos los
procesos empresariales de una compañía, incluida la fabricación
y la gestión de la cadena de suministro, pueden proporcionar a
un fabricante un control y una visión en tiempo real de todos los
aspectos de sus operaciones.
Al mismo tiempo, hay otra comunidad emergente clave que
va a aportar cantidades masivas de datos a los fabricantes,
componentes y productos terminados “hablando” a sus creadores
a través de Internet de las Cosas (IoT). Amedida quemás productos
incluyan sensores inteligentes integrados, los componentes y
productos terminados podrán comenzar a comunicar su estado y
otros datos a fabricantes y el resto de las partes interesadas.
Según estimaciones de Gartner, “el IoT incluirá 26 mil millones
de unidades instaladas para 2020, y para ese entonces, los
proveedores de productos y servicios de IoT generarán ingresos
incrementales que superarán los $300,000 millones de dólares,
principalmente en servicios”. Esos servicios se basarán en las
Las fábricas del futuro
Continúa página 18...
1...,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16 18,19,20,21,22,23,24,25,26,27,...44
Powered by FlippingBook